Qué ver en Wiesbaden?

Wiesbaden es la capital del estado federado de Hesse y se encuentra a orillas del rio Rin. No posee aeropuerto, el más cercano es el de su vecina Frankfurt.

Es muy fácil llegar desde Frankfurt, en los trenes de cercanías S- Banh, tomando la línea S8, dirección Wiesbaden. El trayecto tiene una duración de 40 minutos aproximadamente, en los que recorre los escasos 40 km que las separan. El ticket pueden comprarlo en las máquinas expendedoras y tiene un costo aproximado de 15 euros ida y vuelta (enero 2018). La frecuencia de los trenes es bastante alta.

Durante la segunda guerra mundial la ciudad quedo destruida en un 60%. En la actualidad es famosa por ser una elegante y sofisticada ciudad balneario, los poderes curativos de sus 26 termas son conocidos desde la época de los romanos. Sin embargo, los que no deseen conocer sus aguas termales, la ciudad tiene mucho más que ofrecer a sus visitante. Pasear por sus calles lujosas y señoriales, sentarse a disfrutar de sus varios parques, comer en el Altstadt (zona vieja) y admirar el lujo que la rodea, es sin duda un plan excelente que pueden realizar por cuenta propia.

Estación central (Haupbanhof): Se encuentra a 1,5 kilómetros aproximadamente del centro histórico, a la salida encontrarán una oficina de información turística, donde pueden obtener más informacion y un mapa detallado de la ciudad.

Wiesbaden Haupbanhof

Parque Warmer Damm: En una caminata de 20 minutos desde la estación central llegamos al centro de Wiesbaden. Lo primero que hacemos es disfrutar  de este parque, recomendamos pasear tranquilamente para conocerlo, se encuentran hermosas lagunas, rodeadas de frondosos árboles y mucha tranquilidad.

Marktkirche (Iglesia del Mercado): Sus 92 metros de altura, la convierten en el edificio más alto de la ciudad. De estilo neogótico y construida en su totalidad con ladrillos rojos, durante los años 1852- 1862.

Wiesbaden Marktkirche

Neues Rathaus (Nuevo Ayuntamiento): Funcionan las oficinas de la alcaldía y fue construido en 1884.

Altes Rathaus (Antiguo Ayuntamiento): Construido en 1610, dos siglos antes del nuevo ayuntamiento. De estilo neo-renacentista, es el edificio más antiguo de toda la ciudad. En la actualidad funciona el registro civil.

Stadtschloss Wiesbaden (Palacio de Wiesbaden): Construido en 1837, fue el palacio utilizado por los duques de Nassau y desde 1948 es la sede del Parlamento Regional de Hesse.

Wiesbaden

Heidenmauer (Romertor): Antigua puerta romana que servía de entrada a la ciudad amurallada, consta de un puente de madera techado y es una de las edificaciones más antiguas de la ciudad. Es un puente encantador, capaz de retroceder al visitante en el tiempo, es una lástima que se encuentre un poco descuidado y sea el hogar de cientos de palomas.

Wiesbaden

Holocaust Memorial (Monumento al holocausto): Sobrio monumento en honor a las victimas de los horrores nazis. Se trata de una larga pared gris, donde están escritos los nombres de todos los inocentes que vivían en Wiesbaden y murieron en manos de los nazis.

Kranzplatz: No se pueden perder la hermosa fuente de aguas termales ubicada en esta plaza (el agua es potable), a su lado se encuentra otra curiosa fuente en forma de volcán, Kochbrunnen. 

Calle de las Fuentes (GrabenstraBe): Con un total de 15 fuentes en su recorrido.

Kurpar (Parque del spa): Construido en 1852 como Jardín inglés, posee 7,5 hectáreas de zona verde. Sus grandes instalaciones albergan uno de los más importantes  casinos de la ciudad, Spielbank, posee código de vestimenta, aunque suelen ser más estrictos durante la noche.

Hessiches Staatstheater (Opera Estatal de Hesse): Inaugurado en 1894, es sinónimo de lujo y esplendor. Alberga la opera, el ballet y la orquesta estatal de la ciudad.

Opera Wiesbaden

Kurhaus Wiesbaden (Balneario de Wiesbaden): El emperador Guillermo II en 1907 ordenó la construcción de este complejo, en estilo neo-clásico, que comprende spa, aguas termales y en el interior se encuentra uno de los casinos más antiguos del país y varios restaurantes. Es obligatorio entrar y absorber la opulencia del lugar.

Los amantes de las compras no pueden pasar por alto la calle WilhelmstraBe, encontrarán las boutiques de renombrados diseñadores, así como joyerías y productos de lujo.

Si tienen tiempo pueden observar la ciudad desde el Monte Neroberg, a 245 metros de altura. La mejor alternativa para llegar a la cima, es tomar un curioso funicular que funciona con la presión del agua, Nerobergbahn. Se encuentra al finalizar la vía TaunusstraBe.

Si tienen alguna consulta no duden en dejarnos un mensaje.

P.D.: Es una excelente opción para los viajeros que se encuentran en Frankfurt y tienen pocas horas para hacer una excursión a otra ciudad por cuenta propia.

Si van a visitar Frankfurt, en el siguiente link podrán leer nuestro post: Qué hacer en Frankfurt en 1 día?

Vete de Viaje Consulting les desea Feliz Viaje.

“vive, viaja, aprende, disfruta”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s