Qué ver en Milán en 2 días?

Mundialmente conocida como la Capital de la Moda, el “Milán Fashion week” se instala cada nueva temporada en la Ciudad, donde los mejores diseñadores italianos dan a conocer las tendencias en moda para los próximos meses. Pero Milán no es solo eso,  es una ciudad joven y vibrante del norte de Italia. Posee excelentes museos, una Catedral de ensueño, un castillo en perfecto estado de conservación y  una de las obras más famosas del mundo “La Sagrada Familia”.

Ubicada al Norte de Italia, en la región de Lombardia, es la segunda ciudad más poblada del país y la mayor como extensión. Posee 2 aeropuertos, Milano Malpensa, situado a 35 km del centro y el Aeropuerto Internacional Enrico Forlanini, mejor conocido como Linate, situado a solo 8 km del centro. También muchos viajeros utilizan el aeropuerto de la vecina Bérgamo operado por las líneas aéreas low-cost para llegar a Milán.

Nada mejor que empezar el primer día de visita por el sitio más emblemático, La Catedral “Il Duomo di Milano”, se encuentra en la Plaza del Duomo, centro neurálgico de la Ciudad. Es una de las Catedrales más grandes del mundo, mide 157 metros y su estilo gótico cautiva a los turistas que cada año visitan Milán, con el solo propósito de verla.

Desde su terraza se aprecian vistas maravillosas, hay dos maneras de subir, los tradicionales escalones o en ascensor, donde las filas suelen ser bastante largas.

En su interior puede visitarse La Cripta, el Tesoro y podrán maravillarse con las ruinas de un Batistero Cristiano del siglo IV.

Visitar la Catedral y encontrarse inmerso en medio de esta hermosa Plaza generalmente llena de turistas, es una grata experiencia. La estatua de Vittorio Emanuelle II, primer Rey de Italia, esta situada en medio de la Plaza.

A un costado se encuentra la Galleria Vittorio Emmanuele II, su interior es más bien parecido a un Palacio que a una galería. Alberga boutiques de lujo, restaurantes, cafeterias y joyerias. Goza del privilegio de ser una de las más antiguas del mundo. Como curiosidad o leyenda no pueden salir sin dar un giro de 360 grados al Toro del escudo perteneciente a la Familia Savoia (una familia que perteneció a la nobleza) que se encuentra en el centro del recinto, “dicen” ser de buena suerte.

Galeria Vittorio Emmanuele

El Teatro alla Scala: Saliendo de la Galeria nos encontramos a las afueras del Teatro. Inaugurado en 1778 es uno de los más famosos del mundo. Aunque su exterior no sea tan resaltante, su interior ha sido testigo de la inauguración de muchas de las operas más famosas a nivel  mundial, como es el caso de Otello de Giuseppe Verdi.

Con la entrada al Museo de la Opera podrán acceder a los palcos superiores desde donde la alta sociedad admiraba las obras.

Además del Teatro se encuentra el Monumento a Leonardo Da Vinci y un museo dedicado a este célebre genio.

Piazza dei Mercanti para continuar por la Vía Dante: Plaza muy pintoresca, en la que se encuentran diversos edificios medievales de gran belleza, como es el caso del Palazzo della Regione, que albergaba el Palacio de Justicia,  el Palazzo della Scuola Palatina, donde asistieron los ciudadanos de la nobleza.

La vía Dante, es una vía comercial peatonal muy famosa, adornada con algunos edificios medievales. Finaliza a las puertas del Castello Sforzesco.

Castello Sforzesco: Después de la Catedral, esta viene siendo la segunda visita más importante. Se trata de un Castillo en un perfecto estado de conservación, construido como fortaleza en 1368. Años más tarde pasa a manos de los Sforza, una de las familias más poderosas de Italia,  son estos quienes le dan la majestuosidad que tiene hoy día.

Alberga varios museos que recomendamos ampliamente visitar, en los que se pueden disfrutar esculturas de renombre mundial, como la Piedad Rondadini, última obra inacabada de Miguel Ángel. También esculturas, muebles y algunas pinturas pertenecientes a los Sforza. Sin olvidar el museo egipcio, en su interior se encuentran sarcófagos originales.

Castillo Sforzesco

Parco Sempione, en español Parque Sempione: A la Salida del Castillo se encuentra el parque más importante de la Ciudad. Cuenta con 286.000 metros cuadrados, en el que se mezclan turistas con Milaneses de todas las edades. Es común encontrarse con lugareños haciendo deportes, pic-nics, paseando a los más pequeños. Fue inaugurado en 1890 y alberga La Arena de Milán (gran anfiteatro), El Acuario Civico, con más de 100 especies distintas, la Torre Blanca, utilizada para la promoción de las artes y el Arco della Pace (Arco de la Paz).

Arco della Pace: Icono de la Ciudad que recuerda al Arco de Triunfo ubicado en Paris, en un primer momento sería construido para celebrar las victorias de Napoleón Bonaparte, sin embargo antes de su inauguración Napoleón es derrotado y se paraliza la construcción, años más tarde finalizan la obra y es dedicada a la Paz de Europa. Con 25 metros de altura es un símbolo de la Ciudad.

Para cenar la zona de Naviglio Grande es una excelente opción: A ambos lados de un canal se encuentran excelentes restaurantes, bares. Es una zona muy animada y una de las preferidas por los lugareños.

El Segundo día empieza en El Convento Santa Maria delle Grazie, para ver La Ultima Cena, una de las pinturas más famosas del mundo, del genio Italiano Leonardo Da Vinci. Recomendamos organizar el viaje con tiempo de antelación y poder reservar la entrada para poder verla, sin la entrada no podrán acceder al sitio donde se encuentra expuesta.

Es imposible irse de Milán sin recorrer el cuadrilátero de la moda, que comprende la Vía Monte Napoleone, Alessandro Manzoni, Della Spiga y la Vía Sant’ Andrea. Es el sitio de compras de lujo de la ciudad, donde las vías se transforman en pasarelas, los  autos en limosinas y dependientes con guantes blancos son los encargados de abrir las puertas de los establecimientos. Encontramos que las firmas más reconocidas poseen sus propios cafés, como es el caso de Gucci o Armani, este último incluso ha construido un lujoso hotel. Se dice que es una de las zonas más prestigiosas del mundo. Así que a visitarla, así sea para deslumbrarse con las vitrinas.

Para terminar el día recomendamos acercarse a Le Colonne di San Lorenzo,  construcción romana, situada al frente de la Basílica San Lorenzo Maggiore. Sus 16 columnas de 7 metros construidas en mármol son un reflejo de la Milán Imperial, son incluso sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial.

En las inmediaciones se encuentra La Porta Ticinese Medievale, que se uso para dar acceso a la Ciudad.

Al igual que Naviglio Grande, es bastante animada por las noches, con muchos restaurantes y bares.

Colonne di San Lorenzo

Si tienen alguna consulta o inquietud no duden en dejarnos un mensaje.

Vete de Viaje Consulting les desea Feliz Viaje

“vive, viaja, aprende, disfruta”

Anuncios

3 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s